Deja un comentario

Reglas básicas para enfrentar las crisis

crisisCuando se elabora la planeación estratégica de una organización o de alguna de las áreas que la integran, desde luego que se hace bajo la suposición de que todo marchará conforme a lo planeado y con el firme deseo de que así sea. Sin embargo, también es importante estar preparados para afrontar situaciones imprevistas que, justo por ese motivo, suelen poner a prueba la estabilidad y la capacidad de respuesta de la empresa o de un área que, bien podría ser Recursos Humanos.

A finales de abril de 2009 ¿quién podía imaginar que la Influenza pondría en jaque tanto al gobierno como a la iniciativa privada y de forma muy especial a los departamentos de Recursos Humanos? Aunque crisis como ésta no suelen estar previstas ni en las planeaciones más minuciosas, la prontitud de la reacción y sus posibilidades de éxito dependen en gran medida de que, tanto las cabezas como los equipos de trabajo, sepan de la existencia de un plan para casos de crisis y conozcan en qué consiste; esto ayudará a que, en primera instancia, el personal no se deje llevar por el pánico y, en cambio, esté preparado para reaccionar de manera estratégica.

Es por esto que podemos asegurar que, sin importar el origen de la crisis, la regla número uno es: Ser más estratégico y menos emocional. Este tipo de reacción abre la posibilidad de obtener información más clara y precisa que le permitirá ir haciéndose de elementos para actuar con orden y por tanto de forma más acertada.

Contar con información importante bien ordenada también, le permitirá identificar el tamaño del desafío y será entonces cuando aparezca la regla número dos: Establezca objetivos claros y las vías para llega a ellos, esto le ayudará a administrar adecuadamente el esfuerzo de su equipo de trabajo. Cuando los integrantes de su grupo se sienten bien dirigidos y apoyados, no dudan en poner al servicio de la causa su experiencia, sus conocimientos y lo más importante, su lealtad.

Por supuesto que ante la crisis, lograr que todo el equipo trabaje en forma armónica, tiene mucho que ver con la comunicación. Por este motivo la tercera regla es: Informar sin limitaciones; cuando las personas cuentan con información clara y suficiente, se adaptan a la situación con mayor facilidad y tienden a hace suyos los objetivos. Además adoptar una actitud libre de secretos, siempre es apreciado como un voto de confianza.

Debemos recordar que las crisis siempre generan cambios, por eso, usted no debe perder de vista la aplicación de la cuarta regla: Asumir la iniciativa para crear y aplicar las modificaciones que trae consigo la crisis. Aún cuando en el momento del caos se actúa para hacer frente a un problema que se presenta en forma repentina, una vez concluida la tormenta, es conveniente integrar a los procesos cotidianos alguno de los sistemas de control empleados, reemplazar los que no funcionan y, en algunos casos, crear un nuevo proceso a prueba de contingencias. Desde luego que esta tarea de adaptación le corresponderá a usted.

Para concluir una quinta regla que, también podría ser la primera. Sin importar el tamaño de su área o de su organización, siempre tenga presente que más que la infraestructura, las empresas y los grupos de trabajo están integrados por personas, por lo que el tiempo y la vía que tomen para enfrentar una crisis o cualquier cambio, dependerá en gran medida de la forma en que usted gestione los recursos a su alcance y sepa poner a su favor el talento de su gente y, por supuesto, el suyo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: