Deja un comentario

Los secretos de la capacitación efectiva

capacitacionefectiva3

El lunes por la mañana llegó Claudia a la oficina y luego de saludar a sus compañeros, encendió su computadora. Como todos los días, lo primero que hizo fue revisar sus correos y entre ellos encontró uno que la hizo exclamar:

—    ¡Qué flojera! ¿Otra vez a capacitación? No sé para qué si siempre es lo mismo.

Por su parte, Ramón, quien trabaja en el cubículo que está junto al de Claudia, también revisaba sus correos. De repente, volteó a verla y cómo si le hubiera caído una maldición encima, le comentó:

—    Además de ser lo mismo de cada año, por qué no hacen los cursos aquí. Ya viste que otra vez va a ser hasta el otro lado de la ciudad.

Estas son algunas de las reacciones que suelen tener los empleados cuando sienten que la capacitación que se les imparte, además de inútil, es repetitiva. Del otro lado de la moneda están usted y su equipo de trabajo; los responsables de elaborar los programas de capacitación y de cuidar que estos se ajusten a los lineamientos establecidos por diversas entidades gubernamentales, a los presupuestos de que dispone y, por supuesto, a las necesidades de la empresa y de las personas.

De acuerdo con la teoría, lo ideal sería contratar únicamente a aquellas personas que cuenten con las competencias necesarias para desempeñar un puesto. Sin embargo, la realidad es otra; hoy en día hay que contratar a quien demuestre potencial para desarrollar, en la práctica y con apoyo de la capacitación, las aptitudes que demandan: el puesto, el área  y los objetivos de la organización.

De ahí que para diseñar programas de capacitación que resulten atractivos para los empleados y rentables para la empresa, es importante no perder de vista estos puntos.

Contemple la capacitación como una inversión, no como gasto. Cuando la única vía para alcanzar los objetivos planteados es el desarrollo de las personas, la capacitación debe ser vista como una inversión que, bien llevada, en mediano plazo puede ser muy redituable.

Identifique plenamente las necesidades. Si usted tiene claro las competencias o habilidades que deberá desarrollar en ciertas personas, podrá hacer un mejor uso del tiempo y de los recursos financieros de los que dispone.

Seleccione a instructores calificados y apóyese con materiales claros, atractivos y de calidad. Si en su empresa no cuenta con personal calificado para impartir los temas a tratar en forma clara y atractiva con una buena integración del grupo, contrate los servicios de una firma especializada que cuente con capacitadores expertos y con material de apoyo que, posteriormente, sirva de consulta para su personal.

Arranque con grupos piloto. Antes de que lance el programa a todo el personal, corra una prueba piloto con un par de grupos pequeños. Esto le permitirá hacer los ajustes necesarios, no sólo en tiempos, también en contenidos.

Aclare el objetivo de la capacitación. Entere a su personal de lo que se pretende alcanzar a través de la capacitación, de esta forma el grupo capacitado tendrá clara la relación que existe entre la formación y la aplicación de lo aprendido en el trabajo cotidiano.

Mida los resultados. Determine qué herramientas son las que deberá emplear para medir el antes y el después de la capacitación. Así estará en posibilidades de comprobar las ventajas de la capacitación y, desde luego, podrá elevar su presupuesto para este fin.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: