Hablar de mujeres y de Capital Humano es referirse al área más rosa de las organizaciones. Los datos al respecto además de ser Queen businessman standing on the deskcontundentes son reflejo de una tendencia global, basta decir que en países como Estados Unidos, Canadá, Francia y el Reino Unido, entre el 60 y el 70 por ciento de los puestos  disponibles en las áreas de Capital Humano de las grandes empresas, son ocupados por mujeres.

Aunque en México no se cuenta con cifras detalladas sobre el impacto de la marea rosa en la administración de personal, si es muy notoria su presencia en los centros desde donde se controla el manejo de quienes dan vida a las empresas. Por supuesto que se les ve en la recepción, en las oficinas de dirección y claro está, también en los puestos de reclutamiento, selección, capacitación y por qué no, también en los de elaboración de nóminas.

¿A qué se debe esta tendencia?

Las teorías son muchas y muy variadas. La primera y sin gran sustento que la respalde, asegura que por su propia naturaleza, las mujeres ven en los departamentos de Capital Humano un sitio ideal para cuidar y velar por el desarrollo de los demás; es decir, encuentran  en estas áreas el espacio propicio para llevar el instinto maternal más allá de su vida familiar.

Otra teoría afirma que dada la evolución experimentada por la función, la cual ha ido de las relaciones laborales y la administración del personal hasta minuciosos procesos de selección, creación de planes y programas de capacitación y desarrollo, además de la gestión del talento, son aspectos que en forma simultánea han despertado el interés de las mujeres y han desalentado el interés de los hombres.

Aun cuando en diversas organizaciones es notable la labor realizada por mujeres en los departamentos de Capital Humano, el éxito teñido en tono rosado, también ha dado lugar al surgimiento de voces que hablan de un desprestigio de la función, generada por una limitada capacidad del sexo femenino para administrar, tomar decisiones e innovar.

Sea cual sea la teoría que usted elija como válida para explicar la intempestiva entrada de la marea rosa al campo de los Recursos Humanos, lo único cierto es que no hay razón para convertir a la función en asunto de guetos. Pues si se trata de buscar una explicación válida para este fenómeno, la respuesta también podría llegar al preguntarnos: ¿Por qué los hombres han dejado de interesarse en los departamentos de Capital Humano?

0 comments on “Las áreas de Capital Humano teñidas de rosa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: