clima laboral Comunicación Información general Solución de problemas

El poder de la información, ahogado en una jarra de agua

La información es poder y hoy eso queda demostrado a través del uso del celular, el ipad, la computadora, etc. La información es poder cuando se tienen los elementos para ejercerlo. Es decir, cuando se pueden tomar las decisiones, se pueden resolver los problemas, se puede ordenar a otros, etc. Pero la información es frustración cuando no se puede hacer nada. ¿Han oído un noticiero de la radio que pasa  de una a tres? Tiene una sección completa para narrar los horrores que suceden en nuestro país, especialmente provocados por el crimen organizado. ¿Y? Ya tenemos la información, ¿qué sigue? Nada, tragarnos el terror y procesarlo como podamos.

En situaciones más suaves como nuestro trabajo, esto mismo sucede cuando no nos apartamos de él ni por un momento. Cuando nos Business woman using computer. Internet home technology. Vintage photo. llevamos los problemas con nosotros. Cuando acarreamos el poder de la información a través de nuestros adminículos electrónicos. Tenemos que estar informados, es cierto, pero ¿tenemos que estar informados siempre?

De verdad; en una empresa vi al Director General arrebatarle, a uno de los directores, su celular y “ahogarlo” en la jarra de agua que estaba sobre la mesa. Así cumplió la amenaza que había hecho acerca del uso de los celulares en las juntas ¿Es una buena medida para hacer que las personas estén presentes de verdad? No lo sé porque la atención no se da necesariamente sólo por no estar pendiente del celular, aunque no usarlo ayuda. Más que otra cosa, lo que me parece es que estar usando el celular, la computadora, el ipad, etc. en una reunión en la empresa o en la familia es una falta de educación.

Pero hay otra historia, me pregunto: ¿qué sucede con las personas y su ocio necesario cuando se usa el celular y los demás instrumentos, para recibir llamadas, correos y mensajes todo el día y parte de la noche fuera del trabajo? La respuesta es que no se deja de trabajar. Uno se lleva el trabajo consigo. Pero aún hay más: como a deshoras no siempre se pueden resolver los problemas del trabajo, la ansiedad de la impotencia se apodera del individuo que acaba de recibir una noticia estresante. Y es peor si la recibe cerca de la hora de dormir, porque entonces se convierte en preocupación fantasiosa y obsesiva.

¿Han notado ustedes lo que sucede cuando uno se medio duerme y tiene un asunto pendiente que no puede resolver? El problema se eleva a la n potencia,  la angustia puede ser desesperante, el sueño se va, regresa y se vuelve a ir. Imaginen esa situación a todas horas, siempre y en cualquier lugar. Es más o menos lo que sufre nuestra mente recibiendo correos y mensajitos cuando no podemos hacer nada.

Hay otras consecuencias: las personas se acostumbran a estar siempre informadas y en todo lo que sucede en el trabajo. Se mantienen virtualmente en su escritorio frente a su computadora o en una junta, o en una entrevista; siempre. No se da tregua a nada más. A eso que han dado en llamarle hábito, yo le llamo vicio. Traten de que el adolescente renuncie a su celular, traten de que un ejecutivo deje el suyo, salvo que se lo ahoguen, será una tarea imposible pero peligrosa.

0 comments on “El poder de la información, ahogado en una jarra de agua

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: