Deja un comentario

La evaluación del desempeño como vía para el crecimiento simultáneo de las personas y la empresa

Si nos remontamos en el tiempo y pensamos que la forma en que se realiza el trabajo encomendado ha sido evaluada desde el momento en que un ser humano empezó a trabajar para otro, hoy podrían parecer innecesarias la metodología y las herramientas que se emplean para evaluar el desempeño de quienes están inmersos en el mundo laboral. Sin embargo, cuando cualquier empresa, por pequeña que sea, vive y busca desarrollarse en un entorno que a cada instante presenta nuevos retos, optimizar el talento de quienes integran un equipo de trabajo resulta fundamental.

Saber hacer un trabajo específico, mostrar disposición, responsabilidad y cumplir con la calidad y los tiempos de entrega, hoy no es suficiente. Además de todo esto, en la actualidad también cuentan la inteligencia y la pericia para decidir y actuar de forma, prácticamente, espontánea con el fin de alcanzar las metas establecidas.

En las empresas de nuestro tiempo, evaluar el desempeño de quienes integran el equipo de trabajo va más allá de los simples números. Hoy se ha comprobado que a través de un sistema formal de calificación, además de medir la productividad de cada persona es posible obtener información valiosa para una mejor administración de la parte humana de la organización.

Gracias a una evaluación estructurada del desempeño como la que practica CD Consultores, es posible detectar desde problemas simples de supervisión o de integración de una persona, hasta la falta de motivación o el potencial mal aprovechado de algún miembro del equipo.

En una buena evaluación del desempeño, debe estar implícito el propósito de incrementar el rendimiento de los colaboradores para que, en forma simultánea, éste se vea reflejado en los resultados de la empresa y en la satisfacción profesional de cada persona.

Aunque por el crecimiento desordenado, la cercanía que existe entre empleados y directivos e incluso debido a las constantes limitaciones que enfrentan, en las pequeñas y medianas empresas una evaluación formal del desempeño no es algo común, es bueno saber que ninguno de los supuestos señalados nos ha representado un impedimento para implementarla. De ahí que si tu empresa quiere obtener las ventajas que proporciona la calificación objetiva del trabajo de quienes integran tu equipo de trabajo, prepárate para hacerlo.

Ésta es una tarea que requerirá de tiempo y buena disposición; sin embargo, te aseguramos que no te arrepentirás de esta inversión que te ofrece un claro y alto retorno.

Lo ideal sería que contaras con la descripción de cada uno de los puestos que deseas evaluar. Si no cuentas con esta base, debes saber que la información recopilada en un primer intento de evaluación del desempeño, te será muy útil para ir integrando sus descripciones de puestos.

Paso 1. Definir objetivos medibles.

Para cumplir con este punto, promueve la reunión de los jefes con cada uno de sus colaboradores para que, entre ambos, establezcan claramente las metas individuales que se deberán alcanzar, así como los indicadores que se tomarán en cuenta y la forma precisa en que se realizarán los cálculos para la medición. Algo que no se puede perder de vista en este primer paso es que los objetivos sean específicos, medibles, alcanzables y siempre alineados con la estrategia de tu empresa.

Paso 2. Elaboración del cuestionario para la evaluación.

Una vez que cuentes con los objetivos y los indicadores que regirán la evaluación, elabora el cuestionario guía que utilizará la persona que realiza la evaluación. Lo más conveniente es que esté integrado por afirmaciones cuya respuesta se pueda encuadrar en opciones concretas. Por ejemplo: Bueno, regular y malo.

Las afirmaciones incluidas en el cuestionario deberán encaminarse a evaluar tres áreas que le permitirán identificar los puntos fuertes o débiles de cada persona, lo cual a su vez le brindará información valiosa que te permitirá tener una mejor administración del personal (Ver figura 1).

Elaboración del cuestionario para la evaluación.

Fig. 1: Elaboración del cuestionario para la evaluación.

Paso 3. Retroalimentación.

Es el paso final de la evaluación y debe realizarse en una reunión privada entre el evaluado y el evaluador, para darle a conocer los resultados obtenidos. Durante la entrevista, es importante felicitar a la persona por los puntos en los que la calificación ha sido sobresaliente y conversar sobre aquellos en los que se requiere mejorar.

Cuando el resultado es satisfactorio, deberás pensar cómo vas a premiar el resultado; el reconocimiento puede ir desde un bono hasta un ascenso, o bien, un curso de capacitación que le permita seguir creciendo. Si el resultado no es el deseado, antes de optar por reemplazo de la persona, lleguen a un acuerdo para tratar de mejorar los aspectos que se consideren fundamentales en el puesto.

Recuerda siempre que la evaluación del desempeño te dará la oportunidad de visualizar el rendimiento progresivo y la relación de los objetivos de tu empresa con los objetivos personales de sus colaboradores.

Una correcta evaluación del desempeño hará crecer tanto a tu gente como a tu empresa al optimizar su talento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: