Igualdad y equidad de género ¿Sinónimos o conceptos diferentes?

Si nos remitimos a cualquier diccionario en busca de sinónimos de las palabras igualdad y equidad, seguro encontraremos que, en la mayoría de los casos, ambas pueden ser utilizadas de forma indistinta sin que se altere el sentido de nuestra frase. Sin embargo, en el contexto de los temas relacionados con la perspectiva de género y no discriminación, en los que el tema laboral ocupa un lugar preponderante, las cosas cambian.

Al hablar de derechos y oportunidades tanto de las mujeres como de los hombres en el mundo laboral, las palabras: igualdad y equidad no son sinónimo ni deben ser consideradas como un mismo concepto. Veamos en qué consiste la diferencia.

Ante la realidad de que mujeres y hombres no cuentan con las mismas oportunidades en el mundo del trabajo, el concepto de igualdad, busca alcanzar que todas y todos tengamos los mismos derechos, pero también recibamos las mismas oportunidades, de acuerdo con la realidad social que lleva implícita nuestro género.

Es importante tener siempre presente que el derecho a la igualdad se encuentra unido al derecho a la no discriminación, pues solo habrá igualdad cuando no exista ningún tipo de discriminación directa o indirecta contra las mujeres, tanto en el ámbito privado como público.

Vías directas para motivar a tus colaboradores.

Si bien es cierto que una de las formas de combatir la rotación de personal entre quienes tienen ingresos por abajo de cinco salarios mínimos, es dando incrementos periódicos superiores al promedio general; también es verdad que para aquellos que cuentan con una mejor retribución y, además, ocupan posiciones de mando dentro de la empresa, el dinero no es un factor primordial para sentirse motivado y permanecer en la organización.

Entonces, ¿cuáles son las mejores vías para motivar y retener a los colaboradores que han alcanzado cierto nivel y que, además, tienen futuro en la organización?

 

Aunque no lo creas, cuando un empleado ha alcanzado cierto nivel, el atractivo de la organización no radica en la retribución. Así es que, si tenías dudas de que la capacitación es una excelente inversión o de que la buena comunicación y la motivación son solo asuntos secundarios en el mundo organizacional, queda demostrados que sin ellos las empresas, difícilmente alcanzarán sus objetivos.

Diversidad, igualdad de género e inclusión. Palabras que cobran fuerza en la gestión de personas.

Una vez más CD Consultores se dio a la tarea de integrar un interesante grupo de personas expertas que, a través de una amena charla, generaron diversas ideas y sugerencias encaminadas a realizar los cambios culturales necesarios para que la Inclusión Laboral se convierta en parte del día a día de las empresas mexicanas.

En este workshop al que denominamos: “Buenas prácticas en Inclusión Laboral”, contamos con la presencia de los representantes de empresas como: Liverpool, Scotiabank, Publicis Groupe Media, Stoopen, Suma + Ingeniería y el despacho Sotorisolve, entre otras, las cuales han empezado a llevar a la práctica algunos lineamientos en materia de inclusión y diversidad.

Las participantes y especialistas en la gestión de personas, tuvieron la oportunidad de intercambiar ideas de los diferentes programas que han implementado y que hoy en día son casos de éxito en la materia. Ejemplo de esto, es la experiencia compartida por las responsables del área de Gestión de Talento, Cultura e Inclusión de Scotiabank, quienes comentaron que cuentan con una sucursal incluyente ubicada en Reforma 222, en la Ciudad de México; en la que los espacios físicos están diseñados para brindar servicio y atención a personas con discapacidad motriz, por ejemplo, en sillas de ruedas y cuentan con un cajero automático accesible, que resulta muy útil  para personas con discapacidad visual, pues les ofrece apoyo auditivo, o si el cliente lo requiere, puede realizar sus operaciones guiado por instrucciones en braile.

En el caso de Liverpool, comentaron de los cambios significativos que se están realizando en sus instalaciones corporativas, donde ya se cuenta con una sala de lactancia a disponibilidad de las colaboradoras que durante sus horas de trabajo pueden sacar la leche y refrigerarla para continuar con el proceso de lactancia. Esta medida que ha sido bien recibida entre las mujeres que forman parte del equipo de trabajo del corporativo, actualmente se analiza la manera de llevar está buena práctica los almacenes, en algunos ya se han empezado a hacer las adecuaciones necesarias para ofrecer un espacio apropiado al personal femenino que se encuentra lactando.

En empresas como Stoopen, Suma + Ingeniería, y Sotorisolve, se han vivido experiencias agradables y favorecedoras, al integrar equipos donde la juventud y la experiencia trabajan de la mano. Así, en estas organizaciones, no es extraño encontrar personas adultas mayores de más de 70 años trabajando armónicamente con jóvenes. Aún y cuando hoy en día, se establecen diferencias generacionales entre los baby boomers y los milleannials, la inclusión laboral permite compaginar experiencia e innovación.

Para algunas de las participantes en nuestro workshop, las prácticas de inclusión y diversidad, no se limitan a la operación cotidiana de sus organizaciones o a los servicios que ofrecen a sus clientes; pues, además, piden que sus proveedores, sean empresas que cuenten con lineamientos incluyentes y de no discriminación.

Por otro parte, se comentó la importancia de que actualmente exista en nuestro país un marco legal que promueve la inclusión y la igualdad laboral; ya que las preferencias sexuales, el género, la condición y el aspecto físico, el origen étnico o la procedencia social, no deben ser elementos determinantes para el ingreso o la permanencia y promoción de cualquier persona en una empresa, pues no podemos olvidar que el valor más importante de las personas es el talento.

En forma generalizada, las participantes, coincidieron al señalar que para erradicar la discriminación y la exclusión laboral es necesario acompañar los lineamientos y políticas de la transformación cultural de las organizaciones y las familias que, desafortunadamente, aún promueven las prácticas machistas, homofóbicas y excluyentes.