Innovación y adaptación. Palabras clave en la gestión del Capital Humano

b140b0aa-13f5-4d62-94c0-75bffac1b733Si buscamos resumir en una sola frase los retos que hoy en día enfrentan las áreas de Capital Humano en las organizaciones, sin duda lo más acertado es decir que ante un entorno tan cambiante como el que vivimos, quienes tienen a su cargo al personal de una empresa: “Deben hacer gala de sus capacidades de transformación, innovación y adaptación”. Pues más allá de las labores tradicionales que implica la administración de personal, la gestión humana de nuestros días nos obliga a implementar programas que contribuyan a la motivación de los equipos de trabajo, a la atracción y retención del talento y a hacer más ágiles nuestros procesos cotidianos, claro está, aprovechando las grandes oportunidades que no brindan las nuevas tecnologías.

Ante esta realidad, quienes estén dispuestos a encabezar o ser parte de un departamento de Capital Humano que sea parte vital para la estrategia de cualquier organización, deberán enfocar sus energías en superar los nuevos retos.

En cuanto a su operación, las áreas de Capital Humano deberán:

Automatizar sus procesos internos. Con ayuda de la tecnología y una mayor participación de los empleados en general, deberán hacer menos burocráticos algunos procesos que requieren respuestas rápidas. Por ejemplo, la actualización de expedientes personales.

Ofrecer una gestión integral de sus servicios. Compensaciones, Capacitación, Reclutamiento y Selección, Comunicación y las diversas especialidades que estén agrupadas bajo el nombre de Recursos o Capital Humano, deberán trabajar en forma mucho más coordinada para ofrecer un servicio global tanto a los empleados como a la misma empresa. De esta forma podrán dar respuesta más rápida y adecuada a necesidades específicas.

Adoptar nuevos criterios para responder a las necesidades de cada empleado. Como administradores de una fuerza laboral en la que conviven tres generaciones, es importante dejar a un lado los programas, iniciativas y beneficios que involucren a todos. Ahora es tiempo de inclinarse por las preferencias y prioridades particulares de los diferentes grupos que integran el equipo de trabajo.

Si de atraer y retener talento se trata, hoy en día convivir con las nuevas tecnologías, más que un lujo se convierte en una necesidad, por eso las áreas de Capital Humano, están obligadas a implementar:

Procesos que reduzcan los tiempos de reclutamiento y selección.  Para lograrlo, las redes sociales se convierten en una excelente herramienta, pues además de ofrecer información real y actualizada sobre posibles candidatos, brindan la posibilidad de relacionarse con los aspirantes y obtener información que permita conocerlos más a fondo, incluso antes de una entrevista.

Estrategias que los lleven a tener su propia identidad como empleadores. Contar con programas de retribución atractivos y originales, planes de carrera reales y novedosos, ambiente de trabajo agradable y que además pueda ser proyectado al exterior de la empresa, son puntos fundamentales para hacer suya una atractiva personalidad como empleador. Una vez que haya hecho lo necesario para que su empresa resulte cautivadora para quienes ya forman su equipo de trabajo, ocúpese de que, a través de las redes sociales, ellos mismos se encarguen de despertar el interés del talento que aún está en manos de otro empleador. Enriquecer su personalidad como empleador y hacer que sus propios empleados la difundan, seguramente le traerá grandes beneficios en su búsqueda de talento.

Por si fuera poco lo que hemos dicho hasta ahora, no pierda de vista que en el terreno de la Capacitación también hay grandes retos que implican:

Fomentar una cultura de aprendizaje continuo. Además de ofrecer los medios tradicionales para que el equipo de trabajo vaya adquiriendo mayor preparación e incremente sus posibilidades de desarrollo, es importante poner al alcance de todos, las vías necesarias para que se dé el intercambio de conocimientos y para que tengan acceso a información que los enriquezca y les permita mantenerse en un aprendizaje permanente.

Aprovechar los conocimientos y la veteranía de los expertos. Involucrar en programas de mentoría o bien como consejeros con responsabilidades especiales, a quienes tienen amplia experiencia y están próximos al retiro, es una buena forma para aprovechar el talento de quienes pese al crecimiento que han tenido las nuevas generaciones, continúan dando importantes aportaciones a la organización.

Así es que innovación y adaptación a las nuevas exigencias del mundo empresarial, son las palabras clave para las áreas de Capital Humano que pretendan realizar un buen trabajo en los próximos años.

En la cancha y en la empresa… Todo es cuestión de estrategia.

Muchas son las similitudes que existen en el terreno de juego y  la empresa, al momento de trazar la estrategia que permita obtener los resultados deseados. En ambos casos, el secreto está en saber cuáles son los puntos que no deben faltar al planear la forma en que parará a su equipo sobre la cancha.

 

EAR 16

Siempre recuerde que tanto en el fútbol como en la empresa, lo importante es contar con un equipo bien armado,  acoplado y que sea tan fuerte a la defensiva como al momento de atacar.

 

 

Ser una empresa fuerte y de prestigio es cuestión de identidad

??????????????????Cada vez que empleamos el término identidad empresarial o corporativa para referirnos a una organización, en la mente de quien escucha, inmediatamente hacen su aparición el logotipo, alguna marca, una frase publicitaria y quizá la imagen de un anuncio de televisión o algún espectacular.  Sin embargo, no sólo las organizaciones que cuentan con productos o servicios altamente posicionados en el mercado y la mente de los consumidores cuentan con identidad propia. Quizá lo que esas organizaciones tengan sea una imagen que, por la naturaleza de la actividad que realizan, esté mucho más difundida.

Imagen e identidad son dos términos que, desde el ángulo empresarial, se prestan a confusión; por eso es importante partir de la idea de que Imagen corporativa o empresarial, es la percepción que un determinado público tiene sobre una empresa, mientras que Identidad corporativa o empresarial es la percepción que la organización tiene sobre sí misma. De ahí que sin importar el tamaño, la permanencia, el giro o la ubicación geográfica, podemos asegurar que en mayor o menor medida, toda empresa cuenta con una identidad propia que va más allá del nombre, la imagen y la personalidad jurídica con la que se le identifica.

Cuando hablamos de identidad corporativa nos referimos a una serie de elementos que dan personalidad propia a cada empresa. Estos elementos van, desde la forma de actuar y reaccionar ante ciertos eventos, hasta los métodos de negociación que se utilizan. Claro está, todos ellos estrechamente ligados a la misión, historia, filosofía, valores, objetivos, procesos y estructura organizacional de la empresa; por eso podemos asegurar que, en conjunto, todos estos factores permiten que cada organización tenga su propia huella digital, es decir que sea única e irrepetible.

Aunque la identidad corporativa está siempre presente en la operación cotidiana de cualquier empresa, es fundamental que en todos los niveles de la organización exista un pleno conocimiento de la personalidad que poseen como grupo de trabajo, ya que esto facilita la definición de un plan estratégico que facilite el logro de las metas propuestas.

Contar con una identidad corporativa bien delineada y que resulte fuerte y convincente, reporta grandes beneficios entre los que podemos señalar:

  El Bullet blogincremento de la motivación y el compromiso de los empleados, lo cual a su vez permite el mejor aprovechamiento del capital humano.

Bullet blog  La proyección de una imagen clara hacia el interior y el exterior, capaz de generar mayor confianza.

 Bullet blogLa construcción del prestigio que atrae a nuevos clientes, instituciones financieras, agrupaciones nacionales e internacionales y otras instituciones que contribuyen en la proyección y la permanencia de la empresa.

Así es que ser una empresa fuerte y de prestigio, es cuestión de identidad. Sí, de identidad corporativa.