Salario Mínimo: Pasado, presente y futuro.

HSM cierre

Tres décadas de rezago, un incremento de tan solo 28 pesos en los últimos 15 años y la constante demande de justicia social, son algunos de los argumentos que detonaron la intensa actividad que, en torno al salario mínimo en México, se registró durante las últimas semanas.

Aun cuando la toma de decisiones cruciales fue lenta y atada a diferentes momentos políticos en la vida del país, cuando por fin parecía que la historia salarial tendría un final, si no feliz cuando menos conveniente,  con una magistral actuación de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos todo se fue por la borda.

Finalmente, luego de tantas declaraciones oficiales en torno a que el salario mínimo no alcanzaría un incremento sustancial hasta que quedará desvinculado de los factores inflacionarios, hoy que se ha logrado la desindexación el “verdadero lastre”, ahora se llama productividad.

Si bien es cierto que la productividad juega un papel decisivo en esta historia, es un factor mucho más ligado a los salarios contractuales, por lo que se esperaba que para el 2016 el salario mínimo registrara un incremento considerablemente superior a la inflación pronosticada. Sin embargo, las cosas no fueron así. Luego de deliberar, los integrantes de la Conasami, acordaron que ante la realidad económica que vive el país, el incremento para 2016 solo será de 4. 2%, por lo que el salario mínimo pasará de 70.10 pesos diarios a 73.04 a nivel nacional.

En el comunicado donde la Conasami da a conocer las nuevas cifras, expresa que continuará estudiando la forma de avanzar en la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo, tomando en consideración la productividad y sin que se afecten el empleo y las demás variables económicas fundamentales.

Desde el inicio de la historia se sabía que la trama sería extensa, que se integraría por diversos episodios y que en la búsqueda de la situación ideal se vivirían buenos y malos momentos. Pero ¿cuáles han sido los momentos clave en el desarrollo de esta historia? Veamos qué es lo que ha ocurrido en los últimos años.

HSM final 1.1

 

Salario mínimo diciembre final

Unificación del salario mínimo. Medida justa pero insuficiente.

dinero encadenado 2“Un logro histórico”, ese es el calificativo que las autoridades laborales de nuestro país dieron al hecho de que, a partir del primero de octubre de 2015, existirá un solo salario mínimo para todo el territorio nacional. Desde luego que la medida es histórica si tomamos en cuenta que por primera vez en casi cien años, habrá una sola cifra en lo que a micro percepciones se refiere; sin embargo, desde el punto de vista de trabajadores y empresarios, el hecho, por histórico que resulte carece de sensatez.

Para los casi ochocientos mil trabajadores que desde ahora percibirán 70.10 pesos a cambio de un día de trabajo, el incremento de 1.82 pesos por jornada, más que un logro es una burla; pues por más relevancia que el gobierno le quiera dar al hecho, el aumento no es suficiente ni para favorecer el consumo ni para mejorar el nivel de vida de los trabajadores y sus familias. La realidad es que con todo y el incremento ellos seguirán siendo los protagonistas del grupo poblacional que vive en pobreza extrema, debido a que el monto de su salario es insuficiente para alcanzar los niveles mínimos de bienestar.

Del lado de los empresarios, el sentir tampoco resulta acorde con el optimismo gubernamental; ya que los incrementos salariales por decreto, aunados a una política fiscal que limita las posibilidades de inversión y la deducibilidad de los costos de producción, son medidas que reducen significativamente el campo de acción, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas que cuentan con posibilidades reales de expansión.

Sensaciones de júbilo y logro, insatisfacción y burla, boqueo y desencanto, son las que prevalecen en el ánimo del gobierno, los trabajadores y los empresarios, los tres grupos involucrados en esta historia en la que mucho ayudaría que un cuarto grupo se decidiera a actuar: los senadores.

A pesar de que a lo largo de esta semana, los grupos implicados en la cuestión salarial han hecho escuchar su voz, los senadores continúan guarecidos en sus escaños en espera de la ocasión para dar salida a la propuesta enviada por la Cámara de Diputados, el pasado mes de diciembre, la cual tiene como objetivo liberar al salarios mínimos de los diversos factores económicos que le impiden crecer.

Lo que hasta hoy hemos visto son solo capítulos breves de una historia que aún está lejos de llegar a su fin. Es verdad que las medidas que hasta hoy se han tomado en torno a las micro percepciones, no involucran decisiones de las que en un futuro habrá que arrepentirse, pero si es altamente censurable la lentitud con la que se van presentando los sucesos que realmente podrían contribuir a que el salario empiece a recuperar un poco de lo mucho que ha perdido.

En este momento la posibilidad de que el salario mínimo cumpla con lo estipulado por la Constitución, es decir que sea suficiente para que una familia pueda vivir con decoro, es algo que aún se ve lejano; pues aunque los senadores apresuraran la aprobación de la desindexación del salario mínimo, todavía habrá que esperar una serie de debates y negociaciones de donde deberán ir surgiendo los acuerdos que permitan brindar a los trabajadores un salario justo que dé bienestar a sus familias, sin que los empresarios vean afectados sus costos de producción y su competitividad.

Mientras eso no suceda, contar con un salario mínimo para todo el país, más que un acontecimiento histórico seguirá siendo, simplemente, un símbolo de justicia para los trabajadores, quienes a pesar de todo… no alimentan a sus familias con guisos de justicia ni las visten con el atuendo de un hecho histórico.

Participación de los Trabajadores en las Utilidades de la Empresa. Respuestas claras en torno a casos especiales.

Reparto de utilidades

“El hecho de repartir las utilidades de la empresa entre los trabajadores, tiene como fundamento el deseo de asociar al trabajador con la prosperidad de la empresa, por considerar que es parte importante de la misma y que ha contribuido al logro de las utilidades”. 

Miguel Alonso García 

Catedrático de la Universidad de Barcelona

De acuerdo con diversos integrantes del movimiento obrero organizado de nuestro país, la obligatoriedad del reprto de utilidades entre los trabajadores es, después de la creación del artículo 123 de la Constitución, una de las grandes conquistas obtenidas por los trabajadores. Sin embargo, es también uno de los puntos que mayor ruido causa en la relación obrero – patronal.

Aun cuando la legislación vigente en México establece, de forma aparentemente precisa, las reglas para participar en este juego, en ambos lados de la cancha siempre surgen dudas en torno a las fechas, los tiempos y los montos que deben ser considerados para los cálculos; es por eso que aquí le presentamos algunas de las especificaciones que marca la Ley para casos que pueden generar ciertas dudas.

Reparto 1Están obligados a repartir utilidades entre sus trabajadores:

Las unidades económicas de producción o distribución de bienes o servicios y, en general, todas las personas físicas o morales que tengan trabajadores a su servicio, sean o no contribuyentes del impuesto sobre la renta.

Los criterios que  de acuerdo con las autoridades del trabajo deberán considerarse al respecto son los siguientes:

  1. Las empresas que se fusionen, traspasen o cambien su nombre o razón social, tienen obligación de repartir utilidades a sus trabajadores, por no tratarse de empresas de nueva creación.
  2. En las empresas que tengan varias plantas de producción o distribución de bienes o servicios, así como diversos establecimientos, sucursales, agencias u otra forma semejante, cuyos ingresos se acumulen en una sola declaración para efectos del pago del impuesto sobre la renta.
  3. Las asociaciones o sociedades civiles constituidas sin fines de lucro, que obtengan ingresos por la enajenación de bienes distintos a su activo fijo o presten servicios a personas distintas de sus miembros, siempre que dichos ingresos excedan de 5% de sus ingresos totales.
  4. Las sociedades cooperativas que tengan a su servicio personal administrativo y asalariado, que no sean socios, cuyas relaciones de trabajo se rigen por la Ley Federal del Trabajo.
  5. Los contratantes dentro del régimen de subcontratación, cuando no cumplan con las condiciones dispuestas en el art. 15-A de la Ley Federal del Trabajo.
  6. Las empresas exentas en forma parcial o total del pago del impuesto sobre la renta, que tengan trabajadores a su servicio, están obligadas a repartir utilidades por la parte de la exención, puesto que dicha exención es sólo para efectos fiscales y no puede extenderse a los laborales.

Reparto 2No están obligados a repartir utilidades:

  1. Las empresas de nueva creación durante el primer año de funcionamiento. La fecha que se considera para determinar si se está dentro de la excepción es la que aparece en el aviso de registro o alta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
  2. Las empresas de nueva creación dedicadas a la elaboración de un producto nuevo durante los dos primeros años de funcionamiento. Las empresas deben justificar, que son de nueva creación y que fabrican un producto nuevo; la novedad del producto lo determina la Secretaría de Economía, no la empresa.
  3. Las empresas de la industria extractiva, de nueva creación, durante el periodo de exploración (industrial minera). En el momento en que las empresas realicen la primera actividad de producción, termina automáticamente el plazo de excepción.
  4. Las instituciones de asistencia privada, reconocidas por las leyes, que con bienes de propiedad particular ejecuten actos con fines humanitarios de asistencia, sin propósitos de lucro y sin designar individualmente a los beneficiarios, como son los casos de los asilos, fundaciones, etcétera. Las empresas que no tengan propósitos de lucro, que realicen los citados actos pero que no tengan el reconocimiento de la Secretaría correspondiente, estarán obligadas a repartir utilidades a sus trabajadores.
  5. El IMSS y las instituciones públicas descentralizadas con fines culturales, asistenciales o de beneficencia, están exceptuadas de esta obligación. Los organismos descentralizados que no tengan estos fines, así como las empresas de participación estatal constituidas como sociedades mercantiles y cuya relación laboral con sus trabajadores esté regulada por la Ley Federal del Trabajo, tendrán obligación de repartir utilidades
  6. Las empresas cuyo ingreso anual declarado al impuesto sobre la renta no sea superior a trescientos mil pesos.

 Reparto 3Tienen derecho a participar en las utilidades:

  1. Trabajadores de planta. Son los que por tiempo indeterminado realizan trabajo personal subordinado a una persona, estén o no sindicalizados. Estos trabajadores tienen derecho a participar en las utilidades, sin importar el número de días que laboraron en el ejercicio fiscal.
  2. Trabajadores por obra o tiempo determinado (eventuales). Son los que trabajan supliendo vacantes transitorias o temporales y los que desempeñan trabajos extraordinarios o para obra determinada. Tienen derecho a participar en las utilidades de la empresa, cuando hayan laborado un mínimo de 60 días durante el año, ya sea en forma continua o discontinua. Si un trabajador labora más de 60 días divididos en dos ejercicios fiscales, sin llegar a este número de días en un solo ejercicio, no tendrá derecho a participar en las utilidades.
  3. Ex trabajadores de planta. Los despedidos o por renuncia voluntaria tienen derecho a participar en las utilidades con el número de días trabajados y el salario percibido durante el tiempo que laboraron en el ejercicio fiscal.
  4. Ex trabajadores por obra o tiempo determinado (eventuales). Los trabajadores tendrán derecho a participar en las utilidades cuando hayan laborado cuando menos 60 días en forma continua o discontinua en el ejercicio fiscal.

Sobre este punto, es importante tomar en cuenta que: En los convenios en que se dé por terminada la relación de trabajo, el patrón no podrá fijar a su arbitrio la cantidad que le corresponde al trabajador por concepto de utilidades, por ser esta facultad exclusiva de la Comisión Mixta.

Detalles que pueden hacer diferencia.

En los casos de los trabajadores que durante el ejercicio fiscal estuvieron incapacitados o que al momento del pago no se encuentren activos por el mismo motivo, se deberán observar las siguientes reglas.

Incapacidad por maternidad. De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, durante las doce semanas de incapacidad que se conceden a una mujer, antes y después del parto, deben percibir su salario íntegro; por lo que para efectos de cálculo de utilidades, esos días deben ser considerar como trabajados así como el monto de los salarios percibidos.

Incapacidad temporal por riesgo de trabajo. En estos casos el importe del salario que perciben los trabajadores del patrón o del IMSS, durante el periodo por incapacidad temporal, se tomará en cuenta para los efectos del pago de utilidades.

En caso de muerte por accidente de trabajo. En este supuesto, la cantidad que le corresponda al trabajador fallecido por concepto de utilidades la cobrarán los beneficiarios.

Reparto 4Están excluidos del reparto de utilidades:

  1. Los directores, administradores y gerentes generales de las empresas.
  2. Personas físicas que sean propietarias o copropietarias de una negociación.
  3. Profesionales, técnicos, artesanos y otros que en forma independiente prestan servicios a una empresa, siempre y cuando no exista una relación de trabajo subordinada con el patrón.
  4. Trabajadores eventuales cuando hayan laborado menos de 60 días durante el ejercicio fiscal.

De acuerdo con las preguntas y comentarios que recibimos de nuestros lectores, gran parte de las dudas en torno a la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa, giran en torno a casos que presentan alguno de los supuestos que aquí hemos mencionado. Esperamos que esta información sea de utilidad, tanto para quienes tienen a su cargo la repartición de utilidades como para quienes lo recibirán.

Fuente: Manual laboral y fiscal sobre la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa 2015. SAT, Servicio de Administración Tributaria y PROFEDET, Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajador.