Pacto, acuerdo o tregua ¿Cómo llamar al acercamiento entre contribuyentes y autoridades?

vislumbrando la luzLuego de un arranque de año marcado por el análisis de las nuevas disposiciones, los ajustes obligados y la reestructuración de sistemas y procedimientos, el medio empresarial mexicano tuvo la sensación de vislumbrar una luz en el nuevo camino fiscal cuando desde Davós, Suiza, Luis Videgaray, titular de Hacienda y Crédito Público, anunció la disposición de la Secretaría para sentarse, principalmente, con los representantes empresariales para establecer el contenido de un acuerdo que proporcione certidumbre en materia tributaria.

Sin embargo, la luz que pudieron vislumbrar las empresas  no pasó de ser un simple destello;  cuando se hablaba de que a través del diálogo la cúpula empresarial lucharía por modificar las disposiciones que inhiben la inversión y la generación de empleo,  el Secretario de Hacienda retomó el tema para dejar en claro que no habrá ningún cambio en las medidas aprobadas por el Poder Legislativo.

Ante este escenario surge la pregunta… ¿Qué ventajas ofrece el Pacto Fiscal?

Por el momento lo único que se percibe es que, de no presentarse situaciones extraordinarias, durante los próximos tres años el Gobierno podrá garantizar que se respeten tres aspectos básicos:

bullet cd   Que no haya incremento en las tasas impositivas.

  bullet cd Que no surjan nuevos impuestos.

   bullet cdQue se respeten las reglas de aplicación de las disposiciones vigentes.

Sin embargo, el mensaje que el Gobierno nos está enviando al ofrecer certidumbre fiscal  únicamente para un tiempo establecido, es que no se ha concluido con las reformas; pues luego de transcurridos los tres años, es de esperar que se hará un análisis de lo acontecido en el terreno tributario durante 2014, 2015 y 2016 para implementar una nueva serie de ajustes que permitan concluir con una verdadera Reforma Fiscal.

Así es que aun cuando para los contribuyentes cautivos, sean personas físicas o morales, el arranque de 2014 haya sido complicado en materia fiscal, más vale que nos hagamos a la idea de que esto no es todo, pues antes de que concluya el sexenio, habremos de vivir otro cambio drástico en materia hacendaria.

Más que pacto o acuerdo, tregua es quizá el mejor término para denominar al  puente que tiende el Gobierno para acercarse a los contribuyentes, especialmente los del sector empresarial. Aunque las autoridades no lo expresen en forma clara y abierta, la miscelánea fiscal que recientemente entró en vigor es sólo una solución de corto plazo.

¿Qué podemos esperar para el cierre de esta administración en materia tributaria?

La respuesta no está en nuestras manos… algunas ventanas deben haber quedado abiertas para poder completar una verdadera Reforma Fiscal. ¿Veremos el final de esta historia hacendaria antes de que concluya el sexenio? Esa es una de las posibilidades. Detenerla o concluirla dependerá en gran medida de cómo fluyan las cosas en los próximos tres años y, lamentablemente también, de cómo logren posicionarse las fuerzas políticas luego de las elecciones federales de 2015.

0 comments on “Pacto, acuerdo o tregua ¿Cómo llamar al acercamiento entre contribuyentes y autoridades?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s