Productividad… de acuerdo con la Reforma Laboral

En torno a las nuevas disposiciones que contempla la recién aprobada Legislación Laboral, mucho se ha hablado del outsourcing, la contratación por horas, el tope en el pago de salarios caídos y las libertades sindicales. Sin embargo, poco se ha dicho de las modificaciones al artículo 153 y algunos de sus incisos, en los que se abordan temas relacionados con Capacitación, Formación y Productividad, renglones que también requieren de especial atención.

Sobre estos puntos, la reformada Ley Federal del Trabajo, presenta: una definición clara del concepto de productividad, incluye el replanteamiento total de las certificaciones laborales y conceptualiza las nuevas comisiones que se encargarán de vigilar las disposiciones ligadas con la productividad.

Sobre la productividad, a la letra esta Ley dice: Artículo 153 I. Se entiende por productividad, para efectos de esta ley, al resultado de optimizar los factores humanos, materiales, financieros, tecnológicos y organizacionales que concurren en la empresa, en la rama o en el sector, para la elaboración de bienes o la prestación de servicios, con el fin de promover a nivel sectorial, estatal, regional, nacional e internacional, su competitividad y sustentabilidad, mejorar su capacidad, su tecnología y su organización, e incrementar los ingresos y el bienestar de los trabajadores y distribuir equitativamente sus beneficios.

Tomando como base esta definición han surgido algunas preguntas que aquí respondemos.

¿Habrá algún organismo oficial que se encargue de dar los lineamientos para establecer los sistemas de medición de la productividad?

La Secretaría del Trabajo en conjunto con la Secretaría de Economía, convocarán a patrones, trabajadores, sindicatos e instituciones académicas para que integren el Comité Nacional de Productividad y Capacitación, que a su vez tendrá representación en cada uno de los estados a través de los Comités Estatales.

Tanto el Comité Nacional Productividad y Capacitación como las representaciones estatales, serán responsables de realizar el diagnóstico nacional de requerimientos para elevar la productividad y la competitividad e impulsar la capacitación y el adiestramiento.

Además contarán con facultades para gestionar ante la autoridad laboral, el registro de las constancias relativas a conocimientos o habilidades de los trabajadores que hayan cumplido con los requisitos legales establecidos y cuidarán que los salarios estén vinculados a la calificación y las competencias adquiridas por los trabajadores.

¿Cómo se hará el enlace entre los Comités Nacional y Estatales de Productividad y Capacitación y las empresas?

Las empresas con más de 50 trabajadores, estarán obligadas a constituir las llamadas Comisiones Mixtas de Capacitación, Adiestramiento y Productividad, integradas por igual número de representantes de los patrones y los trabajadores. Estas comisiones, estarán encargadas de proponer en sus empresas las medidas recomendadas por los Comités Nacional y Estatales de Productividad y Capacitación.

¿Quién definirá si hubo incremento de la productividad y si en realidad los beneficios obtenidos se reparten en forma equitativa?

Cada empresa deberá formar un comité, integrado por patrones y  trabajadores, el cual se encargará de establecer, de común acuerdo, los sistemas que se emplearán para medir e incrementar la productividad, así como las reglas que se habrán de seguir para la distribución equitativa de los beneficios.

A diferencia de la legislación anterior, una vez que entren en vigor las modificaciones, ya no será necesario que los patrones registren ante la STPS los planes y programas de  capacitación, adiestramiento y productividad, en esta nueva etapa, será suficiente con tenerlos a disposición de la autoridad.

Pasar por alto alguno de los puntos establecidos en esta nueva Ley, se sancionará con  multas que van de 50 a cinco mil salarios mínimos generales; cifras que convertidas en pesos, van desde poco más de tres mil pesos hasta un poco más de trescientos mil.

Esté pendiente de próximas entregas en donde abordaremos el tema de las multas.

Capacitación = fortalecimiento, crecimiento, innovación y deducibilidad.

Hoy en día las organizaciones líderes en su ámbito de operación o que se preparan para llegar a serlo, ponen especial cuidado en sus áreas de capacitación, ya que a través de ellas es posible obtener grandes beneficios. Aquí incluimos tres muy importantes.


Primer beneficio. Fortalece la operación y genera crecimiento.

Las empresas que recientemente han registrado crecimiento en sus operaciones, ven a la capacitación como una inversión que les ha permitido contar con las herramientas necesarias para incrementar su productividad y aumentar la calidad en sus productos o servicios. A través de ella, estas organizaciones han logrado reducir tiempos en sus procesos de producción, contar con controles de calidad más estrictos, tener un mayor aprovechamiento de los recursos materiales y en algunos casos hasta disminuir costos y penetrar en nuevos mercados.

Aunque estos logros son una combinación de diversos factores, es innegable que una buena parte de lo alcanzado, tiene su base en programas de capacitación, bien estructurados y encaminados a satisfacer las necesidades que presentan cada uno de los niveles y grupos de trabajo que integran la organización. En ellas se  cuenta con programas de capacitación que va desde cursos de inducción para que los nuevos empleados conozcan y se identifiquen con los procesos, políticas y cultura de la empresa, hasta seminarios externos en los que los ejecutivos aprenden a sacar mayor partido de sus cualidades, o bien, se familiarizan con nuevas técnicas que les permiten  tener un mayor aprovechamiento del tiempo y los recursos disponibles. Claro está que la capacitación que ofrecen estas empresas, también incluye cursos relacionados con comunicación, negociación, solución de conflictos y otros temas que favorecen el desarrollo humano y la integración y coordinación de equipos de trabajo.

Además del incremento de la calidad y la productividad, la capacitación programada y encaminada a lograr objetivos bien identificados, también ayuda, entre otras cosas, a facilitar procesos de reorganización, elevar el estado de ánimo del personal y a disminuir los índices de rotación y los gastos de reclutamiento.

 


Segundo beneficio. Aumenta las posibilidades para innovar.

Aunque la capacitación encaminada a pulir cualidades e incrementar habilidades y destrezas es algo común entre quienes ocupan los mandos medios y el primer nivel de la organización, actualmente las empresas han empezado a incluir en sus programas, cursos de corte técnico, tecnológico y de desarrollo humano que son impartidos entre todo el personal. Esto con el fin de proporcionar a todos los integrantes de sus equipos de trabajo, conocimientos y habilidades que complementen la preparación e impulsen su desarrollo integral.

Contar con profesionistas y técnicos bien preparados, es una gran ventaja pero no una garantía de éxito. El talento nato y los conocimientos adquiridos deben ser complementados con programas de capacitación creados de acuerdo con las necesidades específicas de cada empresa, pues sólo a través de ellos el personal podrá contar con pleno dominio del terreno en el que se desarrolla, para que de ahí empiecen a surgir procesos de innovación en las diferentes áreas de la organización.


Tercer beneficio. Su deducibilidad.

Aun cuando muchas empresas tienen bien identificadas sus necesidades de capacitación, e incluso cuentan con programas ya diseñados, llevarla a la práctica no siempre resulta sencillo por los costos que ésta implica. En estos casos, lo mejor es no ver a la capacitación como un gasto; pues como anteriormente lo apuntamos, a la larga se convierte en una inversión que, además, es 100% deducible del Impuestos Sobre la Renta, siempre y cuando se imparta en forma general a todo el personal.

Así es que al pensar en capacitación, no aparte de su mente estas cuatro palabras: fortalecimiento, crecimiento, innovación y deducibilidad; para su empresa ellas serán el dividendo de una inversión muy redituable llamada capacitación.